4 de mayo de 2008

2 de mayo de 2008

Registro fotografico de mi deriva



Este es el ejercicio previo a la realización del video deriva en donde se realizo un recorrido por la calles de Santiago, durante aproximadamente 9 horas,de recorrido a pie, y de una serie de hechos anecdóticos, agradables y desagradables en el link el registro de las horas en las q transitamos.

http://www.flickr.com/photos/26244911@N07/?saved=1

Relato Urbano


17 de abril de 2008

15 de abril de 2008

Diseño de una ciudad.

El uso del espacio es fundamental en la arquitectura. Es bien sabido que la arquitectura modifica los espacios en los que habitamos, por lo tanto determina en cierta forma la manera en la que habitamos, y aquí nos encontramos con la relación que posee la arquitectura con el paisaje. Cada construcción, cada edificio es capaz de modificar nuestro entorno, y esto afecta directamente a nuestra diario vivir. Esto se puede ver en el claro ejemplo del edificio que se construye frente a una vivienda, el edificio impide la entrada de luz a la vivienda y sus habitantes, deben resignarse a las nuevas condiciones de su vivienda con todo lo que ello implica, menos luz en el día falta de visibilidad del entorno, etc.

Es interesante observar la manera en la que las diferentes construcciones van modificando constantemente nuestro entorno y a la vez el entorno de una ciudad, aquí me surge una pregunta ¿quienes son los que modifican nuestro entorno? Según Emilio Marín “las ciudades se construyen principalmente por los privados”.

Según el diccionario la arquitectura es “el arte de proyectar y construir edificios según reglas técnicas y cánones estéticos determinados”. Esta claro que estos cánones estéticos van cambiando a lo largo del tiempo, sin embargo, aquellas obras arquitectónicas que fueron construidas bajo determinados cánones del pasado, permanecen en el presente a lo largo del tiempo, es así que en una ciudad se pueden apreciar obras arquitectónicas de diversas épocas. Aquí hay un caso excepcional dentro de la arquitectura que me gustaría mencionar, que es el caso de la ciudad de Brasilia construida a finales de los años 50 por el arquitecto Oscar Niemeyer quien se encargó de diseñar la ciudad junto a Licinio Costa.

Niemeyer es conocido como el revolucionador de las formas y enemigo de la línea recta, se ha encargado de adaptar los edificios a las condiciones del medio ambiente, al hacer convivir grandes volúmenes con espacios vacíos de manera inusual[1].

Esto lo realiza de manera brillante, haciendo un buen uso de su facultad de poder modificar los espacios. Se trata de modificar el entorno de una manera no invasiva, esto también se puede observar en la obra del joven arquitecto Alberto Fernández, quien trató de desmitificar la idea que los rascacielos deben estar siempre en las ciudades y que funcionaran solo en estas, y que son conocidos como entidades eminentemente consumidoras de energía.

Como señala “mi propósito fue emplazar un proyecto de este estilo en un área no urbanizada y que además en vez de consumir energía, genere un beneficio directo a la comunidad cercana, considerando que el recurso hídrico es escaso en la zona”. La idea es construir estructuras verticales que recojan el agua de la humedad presente en la costa cercana a la ciudad de Huasco, proporcionando agua para la actividad agrícola existente, ampliando nuevas áreas productivas en el litoral.

Ya sea en el caso de Niemeyer o de Fernádez la posibilidad de intervenir el entorno de manera armónica está y la capacidad de relacionarnos con este de una manera sensible y respetuosa depende quizás de hacer un esfuerzo extra de observar las necesidades del entorno y dejar que la creatividad fluya.



[1] http://www.epdlp.com/

11 de abril de 2008

Ciudad ideal

Al abordar el tema me he visto en la disyuntiva acerca de cuál es la ciudad a la que debo referirme. Si aquella en la que nací o aquella en la que vivo actualmente hace siete años, La mejor solución que encontré es hablar un poco acerca de ambas ciduades.

Cuando llegué hace siete años a Santiago, casi imperceptiblemente desde el primer momento me invadió una sensación rara, digo rara porque fue totalmente diferente a la sensación que sentía en mi ciudad natal de La Paz - Bolivia todavía no se bien como describirla, pero puedo decir que esta es una ciudad que para bien o para mal irradia su esencia. Esencia que más tarde fui descubriendo en su gente, en sus calles y en sus barrios.

Hablar de Santiago en general me resulta muy complicado, en primer lugar porque todavía no termino de conocerla por completo y en segundo lugar porque pienso que es una ciudad fragmentada, para mi son varias ciudades dentro de una ciudad.

Recuerdo una de las descripciones de Santiago que más se me quedó grabada, fue hecha en el libro “Modesto Estupendo”, en donde el autor describe el contraste que vivía diariamente en su recorrido de la casa al colegio, y donde él mismo decía se sentía un forastero en su propia ciudad. No es la primera vez que escucho decir a un chileno o a un santiaguino decir que se siente un extranjero en su propia ciudad, esto al principio a mí me sorprendió bastante y me costó asimilar. Quizás porque todo tiene que ver con la identidad y cuando la identidad es algo difuso comienzan a surgir muchas dudas. Aunque yo también debo decir que muchas veces me he sentido extranjera en mi propia ciudad pero, ahora creo que todo tiene que ver con nuestra propia identidad, con como nos sentimos con nosotros mismos y en nuestro entorno y, después de muchas idas y venidas entre Santiago y La Paz puedo decir que me siento bien en las dos ciudades y que he aprendido verdaderamente a amar a mi ciudad natal, quizás porque solamente aprendí a conocerla mejor cuando salí y con una visión más amplia. Veo las cosas que me gustan y también las que no me gustan. Y si tuviera que elegir una ciudad en donde vivir, sería una mezcla perfecta entre Santiago y La Paz. La Paz con sus plazas pintorescas, sus edificios posmodernos, sus subidas y bajadas, su heterogeneidad, sus olores y colores, su gente esforzada y luchadora y Santiago con su orden sus avenidas anchas y planas, su cordillera y su historia impregnada en los barrios y edificios tradicionales.

No es fácil en un principio definir la identidad de una ciudad, quizás porque siempre tenemos una mirada sesgada de aquellos que nos rodea y yo todavía no he conocido todo lo quisiera a esta ciudad, aún así puedo jactarme de conocerla más que mucha gente, aunque quizás nunca llegue a conocerla por completo por su complejidad y sus cambios constantes, (lo mismo me sucede con La Paz). Santiago con su Sanhattan y sus otras particularidades es una ciudad latinoamericana más, donde se puede encontrar una gran calidez humana en los lugares menos pensados, y donde a pesar de todo sin necesidad de tener que compararse con otras ciudades tiene su identidad propia y su propio encanto que se concentra en las cosas más simples e insignificantes.